Tres notas sobre un amor de muchos años

Te quiero con calma; pero a veces quiero comer tus latidos del corazón cuando te beso.

Me gusta oír lo que dices, pero a veces me distraigo con las ganas de morderte, cuando hablas.

Cada noche agradezco dormir en tus brazos y sin embargo, prefiero no dejarnos dormir.


  Por: Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!