No se dejaba publicar pero lo conseguí, me gusta mucho

Vértigo

Regularmente practico el vértigo cerrando los ojos: caigo a 60° de una montaña rusa desde el cielo.

Vendí mis globos oculares en un mercado de esclavos, para comprar a una señora que pudira guiarme en los ejercicios.

Temo por mis órganos porque una bala puede atravesar igual la piel, que el cráneo.

Tiemblo.

Estoy en renta porque el hombre sólo aprecia lo que le cuesta dinero.

Es noche y cierro la muerte con una mano, para abandonarme al recuerdo de mis ojos.

No he perdido la vida (la vida es una pérdida que duele todo el tiempo).

Hoy sólo perdí una mano en el dominó, mientras la otra quería seguir apostando.

El vértigo es una forma de hundir la ansiedad. Se puede acelerar.

II

Algunos practicantes -de vértigo- pueden quedarse dormidos; desde ahí están a merced de los demonios que pueden llevarlos a un túnel sin fin (es decir, a perder la razón), y de los chistosos que pueden colocar un muro en lo más negro del túnel.

Es necesario saber meditar para no dormirse, y saber flotar de regreso.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Ideal para ir acabando el año

Meta

Iba al frente y me salí del camino; como no estaba seguro, me volví a desviar. Ahora no sé dónde estoy o si voy a algún lado. Me basta.

Es difícil determinar qué tan lejos quedé de los demás, si adelante, atrás o en paralelo (esto último es muy improbable y quizá imposible); necesitaba una meta personal y la amarré del poste donde me detuve cuando no podía más.

Ya no significa nada para mí; espero que si otro la necesita, no la tome muy en serio.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Escribir aforismos

El "aforismo", según la RAE es una "máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte".

En el blog de Rodrigo Córdoba, Psicoletra, en una entrada sobre el libro de Carlos Castilla, "Aflorismos" (así: con "l"), el psicólogo cita a Samuel Johnson

"Tal vez un día el hombre, cansado de preparar, explicar, convencer, llegue a escribir sólo aforísticamente."

Post fiesta

Encuentro un Kimball que se propone trabajar esta semana; a mí el maratón lupita-reyes me toma con fuerza: ¡ánimo a los que no tienen vacaciones!

Esta noche es nochebuena

¡FELICES FIESTAS!

que cada cual se haga un cuento de navidad
para amanecer disfrutando más de estar

Del uso del recuerdo de una mujer como salvavidas cotidiano

Divertimento neurálgico

Casado y con nuevas dificultades -nuevas, no inéditas-, pienso en el amor que tuve por Iliana, como un pasaporte para las 7:00 a.m.

La verdad es que casi no la recuerdo, casi ni la conocí por más de cuatro años. Hay quienes pasan la universidad entera modelando sus lágrimas o su apatía: el amor llama al desamor, pero no al revés -lleva tiempo entenderlo-.

Llega uno a tal estado de lástima del alma, que logra cierta consideración del vecino -quien tiene sus propias curiosidades-. Con el tiempo, el amor se va convirtiendo en una calaverita, las conquistas en chistes vulgares; el miedo siempre es el miedo, pero se diversifica y nos deja vivir.

Para mi divertimento, no te tengo a ti, pero con tu imagen aún puedo manejar.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Después de terminar "La hija de Homero" ayer, me gustó leer esto hoy...

Andrómaco

No me acuerdo de Andrómaco
Será el ingenioso
El muerto
El orador de la memoria

Nadie me guarda de ordenar la tarde
Quisiera acariciarla siempre
Hasta que sea un viejo
Y un día le aburra mi compañía

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Para los regalos de navidad

Este diciembre, que va despidiéndose, Ediciones intempestivas ofrece un atractivo descuento que puedes averiguar cómo aprovechar, haciendo click AQUÍ. Conoce este proyecto cultural regio.

Argentino europeo

Le preguntaba a Kimball sobre la nacionalidad de la comida; si un chef, por ejemplo, mexicano, formado en Italia y especializado en gastronomía española, creara en Colombia, con ingredientes importados de Portugal, un platillo según la tradición culinaria francesa (sí: con ingredientes portugueses, es un juego...)... Terminamos hablando de la obra de Cortázar.

Otro textito promocional, éste con clara propuesta

Reclamo a la escritora

Tuve que incendiar a Cervantes para que me hicieras caso; un acto de emancipación: desaparecer sin pretidge a la novia, antes de que el niño empiece a decirle "mamá".

Cervantes era -como yo- un hombre, no "una escritora", y seguro mintió sobre lo de Lepanto, como cuando dije que me ofrecieron trabajo en un pueblo a orillas del Amur, porque querías más con tus libros que conmigo.

Mi idea era curarte de espantos, y ponerte en realidad con el negocio de las casa editoras, que te van a hacer pulpa donde no puedan desplazar unos cientos de ejemplares.

Lo mismo propongo: volvernos pulpa: enamorada, ribonucleica, o la que sea, pero que escurra; entrarle de lleno al negocio de los libros, que nos da oportunidades de viajar por hoteles y ferias. Hasta que se nos note más lo mayorcitos. Entonces nos dedicamos a algo.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Al mismo tiempo

Kimball lee "Al mismo tiempo", de Susan Sontag (Mondadori, 2007). En la portada, ella está acostada boca arriba, con la cabeza sobre las manos; la foto (Peter Hujar Archive) se corta en el ombligo... tiene un suéter ligero y una expresión que parece sonrisa.

Kimball ha estado viéndola en entrevistas, a ella y a Joan Didion. Dice que sus autores favoritos son más bien, autoras. Sé que sus personas favoritas también son mujeres. Yo tengo como un año con "Bajo el signo de saturno" (Lasser Press Mexicana, 1981) atravesado por el separador*; hay un ensayo que leo una y otra vez.

 * El separador es una pintoresca expresión creativa de Kimball.

Increíble

Llegó la mitad del mes de diciembre. Kimball recuerda sus compromisos por cumplir en el 2012 y el 2013. Yo recuerdo los compromisos que debí cummplir en el 2010 y el 2009.

La importancia de la conjunción

Tengo a la mano mi Antología de Par Tres. AQUÍ encuentras las tres maneras de hacer el pedido de un ejemplar -o los que quieras-.

Debo confesar que lo que más me gusta es la hoja que precede a nuestros textos, con sus letras grandes presentando: "Luis Kimball y Silvia Parque"; se ven bien los dos nombres ligados por la "y". 

Cada cual tiene su Guadalupe-Reyes

Le llegan a Kimball los aires de fiesta de la temporada; me cuenta, por ejemplo, que enciende árboles de navidad sui generis en la sierra queretana...

Mensaje a un amigo, año 2007

Saúl:

Le estoy dando vueltas a un té negro de Ceilán que me parece una maravilla. Con él me acuerdo de ti, del té Shi que te llevó tu amiga cuando volvió de Chiha. Tan amargo.

Éste lo compré en Aurrerá. La similitud es mínima; pero entre nosotros, sé que basta y comprendes que no era siquiera necesaria.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Antología viajera

Ayer la primera persona a la que vi adquiriendo su Antología de Par Tres, me habló bien de ella; se la llevó a Culiacán para leer en el camino, y se la prestó a una prima -¿a una amiga?-, quien por el momento retiene el librito en Sinaloa. Yo llevo algunos ejemplares a Monterrey este fin de semana. Pronto tendré que pedir más al estimado editor.

Con mis recuerdos

Acuaplano

¿Te acuerdas que tiró el frasquito de ácidos en la camioneta? Estábamos pisteando en la presa Chihuahua. Tú también los hubieras recogido, compadre.

De la alfombra al dedo
De ahí a la lengua
Púrpuras
Ventanas como lentejuelas
Disco de dolor girando
Poroso, heurístico
El agua estancada
Luz roja del frío
La misma ya por siempre

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Estrenando

Hoy, sin carpeta en la mano, Kimball camina con un ejemplar de Par Tres / Antología 2011.

Par Tres / Antología 2011

Aunque el inicio del prólogo de la Antología 2011 de Par Tres, habla de un "cuadernillo de cuentos", prefiero pensar que es un librito, omitiendo el número de hojas que haya en efecto o tenga que haber, y sé que no todos los textos son cuentos, porque escribí los dos que también escribe Kimball. Pero eso tiene poca importancia.

Es una edición muy bonita por fuera y muy interesante por dentro. Incluye: "Bernardo nunca leyó el avance de mi novela" y "Cuasi-ciudadano", de Patricio Rebollar; "Mientras esperas" y "Ninis", de Alejandra Camposeco; "Aceite para dos" y "Fantasía con Pueblito", de Osvaldo Fernández; "Espejismos" y "Senos o how do you do", de Yolanda Rubio, y muy puestísimos: "En la víspera de la segunda audiencia" e "Historial del abogado", de Luis Kimball y Silvia Parque.

Puedes conseguir uno aquí. Es bueno.

Lectofan contenta

Par-tres cierra el año publicando una antología de diez textos, dos de ellos, de Luis Kimball y Silvia Parque.

Un texto sobre la vida, el amor y todo

De cómo entré en el álgebra superior

La ironía de la vida es en realidad el hombre.

El ingeniero Barrón me sacó de los escenarios. Me dijo que no estábamos solos, que en cada acto del universo confluyen todas las variantes que seamos capaces de deterimar y sobre todo, las que no. Por ese tiempo me abrió las puertas del álgebra, y para variar fui el mejor: como un rayo X, veía el valor de la variable detrás de cada ecuación. Se me dio igual de fácil que la poesía. Y aunque fundamentalmente no creo en la indispensabilidad de la idiosincracia, comprendí que en una mecánica superior también existía la integridad.

Hay una especie de poema de José Emilio Pacheco -que también es uno de mis personajes-, que anuncia desde el título que contiene dos variables más un logro que se convierte en un milagro y que es muy básico -hasta donde ambos lo podemos explicar-, por eso lo llamo "una especie". Pero el Inge llegó más lejos, y entendí cuánto amor oculta, qué nivel de desprendimiento alcanza quien es capaz de apreciar un símbolo de un sistema que sabe autosustentado, de un lenguaje en sí y en todo abstracto.

Cuánto entendía. Qué poco sabía de la vida. Como un creyente preliminar de todo. No como el escéptico ilógico con ñoño respeto por la ciencia.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un texto sobre lo simultáneo

Foto dúplex

Que cómo era posible
que aparte de todo
regresara de La Habana
con una fotografía abrazado a Silvio.

No tiene tanto de extraño, Saúl;
para esa foto necesitas
gastarte al menos un pasaje a Cuba.

Al que sí de seguro
le costó más trabajo llegar a la foto,
fue a Silvio Rodríguez.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

De la televisión

Kimball, menos televidente que casi cualqueir persona que conozco, sabe demasiado de la familia Alcántara, protagonista de Cuéntame cómo pasó, la serie favorita de TVE.

Según Wikipedia, Irkalla es la "tierra del no retorno"

Irkalla (Casa de Julio)

     Cuando llegué, Julio estaba dormido. Tenía todo lo que recuerdo que tenía cuando éramos niños, y más juguetes, amarilleados.

Por comprobación y desconsuelo, después de viajar tanto y estudiar, era pobre como yo, y las plantas inundaban el patio. Un patio con fuente en el que están muchos años -en esto son iguales las casas de mis amigos: el tiempo no tiene salida-.

Me sorprendió comiéndome sus galletas en lo que buscaba ropa para bañarse (mi familia vivió ahí cerca y ambos tuvimos de todo).

Seguí queriendo reponer el lazo mientras abría la reja del patio de la fuente. Los gatos aún estaba ahí, ya con los pelos oxidados y llenos de telarañas, poderosamente eléctricos, alrededor de mi amigo y su calma inaudita.

Uno pierde, seguro; pero no es nada cuando estás solo; hablando contigo como un sabio que tolera las preguntas de un campesino.

La casa de Julio no tiene salida, y por más que se ha esforzado en marcar, es evidente que el cable no sirve.

- A ver si estas pilas funcionan en el control de la video. [Beta]

Hacer de cuenta que no hice esta visita.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

¿Será?

"El silencio de los envidiosos es el mejor elogio al que puede aspirar un autor." Santiago Ramón y Cajal

Kimball me dijo un día: "puedes decir lo que sea cuando escribes"

Decir la verdad

     Llevo semanas durmiendo en las ruinas de un edificio
[moderno.
Es más fácil mentir en habitaciones pequeñas
Llorar cuando los muros se esconden en lo obscuro

     Seis de enero del 2000
El miedo es una falla en el octavo piso
Abierta
     Cubriéndose de aire.

Es más fácil decir la verdad.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Empezando "El buen fin" del año, un textito promocional

A la que corresponda

Es un gran negocio, si apenas me haces tantitito caso, te escribo un libro de poemas, pregúntale a Iliana.

No, no una "novela", pinches porquerías de trama. Eso de la prosa es vil prostitución del mercado. No sería capaz de ofenderte de ese modo... se quedaría en pura promesa. El arte prosaico sólo puede ser puro si es dedicado a un público en general, como árboles o plantas; hacerlo de otro modo sería ensuciar el nombre de la que fuera la afortunada amada: como para que se la tope una sorprendida Beatrice en las rejas del confín del paraíso y una de sus amigas la tome del brazo y se la lleve, para que no vea como la pobre puta caída en prosa se va yendo al infierno. No; para la gloria - la gloria, mi musadorada de níveos muslos: el verso.

No es un trato, es a lo que llamo una ganga, un regalo (sin firmas, ni pendejadas que ofenden la dignidad humana). Tú dices, que estoy listo.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Otra lectura

Kimball me cuenta lo diferente que es su nueva lectura de Las Memorias de Mamá Blanca (UNESCO-CONACULTA, 1988).

Un poema de los que siento en el cuerpo

Con la mitad de los sentidos

Con la mitad del tacto
La mitad del oído
Medio boleto,
la mitad de ti.

Nuestra media vida
La vista nublada
Y menos de medio tanque de gasolina.

La mitad de las llamas
Comen la mitad del amor
A medio camino
al sol con el auto descompuesto.

Un alacrán juto a la llanta
-saco el gato-.
Polvo, la mitad de una canción
apenas la melodía.

Con todo el cielo
Todo carne, ni coraje
Menos de la mitad de mi nombre
Mi mediodía.

Luis Kimball


 Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Me basta con haber tenido ilusiones

Además de cálido

lo que brilla es dorado,
Además de cálido.

II

_Y sin embargo, brilla.

III

¿Qué más ha tenido nadie?
Traer una imagen al mundo ya es algo
(aunque sea el reflejo de otra muy parecida)

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

La recta final del año

Hacia la mitad de noviembre, la ciudad recibe una muestra del frío que pasan en el norte. Kimball supone que podrá usar un abrigo.

Las memorias de Mamá Blanca

Kimball me recomendó "Las Memorias de Mamá Blanca" hace ya varios años. Como un montón de recomendaciones, ésta se fue a la lista de lo que no debía perderme. Tuve el libro esperándome en un librero, hasta que lo perdí: me quedé sin el objeto, con todo y la cubierta de su portada, y como es natural, entonces quise haberlo leído.

Hace unos días, vi mi libro perdido... en realidad, otro objeto pero igualitito que mi libro -como han de ser los 5000 ejemplares que imprimió CONACULTA en 1989-. Kimball estaba leyéndolo; pero es tan amable que me lo dejó. Me metí en Piedra Azul. Ya no necesito ir a Comala para evitar volver a donde he sido feliz. Qué sorpresa la foto de Teresa de la Parra y su caligrafía: debería ser otra, diferente.

Cómo no va a ser difícil que algo le guste a un lector que ha pasado por cosas como ésta.

Es la hora: despedida

Ha sido un lujo que Kimball me permitiera disponer de algunos de sus textos y hasta de algunas de sus fotos para este espacio. Le agradezco públicamente, sobre todo por la generosidad que implica si se considera que un blog sobre él es algo que... digamos... nada que ver con él. Nadie menos gustoso de tener admiradores.

"Hay que compartir lo bueno", escribí en la primera entrada hace casi un año; pero habiendo mejores ámbitos para ello, lo de compartir aparece como pretexto para gozar con transcribir y disfrutar haciendo acotaciones. Hace ya buen tiempo, cuando tallereando me tocaba opinar sobre sus poemas, entendía poco, así que no fue admiración a primera vista. Pero después volví a encontrar algo suyo, entendí, y me atrapó. Tanto, que ahora que recuerdo esos años, cargados de cosas como la emoción de recibir las copias calientitas de mis textos publicados, me doy cuenta de que me emocionó mucho más tener en las manos, las publicaciones de él. Fan total. [Flashazo de una escena de "La carrera de la muerte del año 2000".]

Es la hora, otra vez. Con un saludo especial para Mimi, esta lectofan se despide. (Bye, pajaritos naranjas.)

Un textito sobre el arte actual

Deposición

Siempre asistí a contemplar las obras de arte como un nutriólogo clavado, que analiza en las heces fecales si hay equilibrio entre los componentes: si falta algo, si la dieta es light; si algo quedó trabado en el intestino. Inevitablemente es un espectáculo que apesta: puros encabezados, pura tele, puro-puro yo, yo, yo.

De cualquier forma, aquí les dejo otra deposición para que conste el soberbio estado motriz en que se encuentra mi licuadora.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un tanto opositor, un tanto marginal

No es un adorador de Octavio Paz, más bien al contrario. No le gusta el trabajo de Lila Downs ni el de Sarah Brightman. No cree que puedan "ser" tantos que "están" -sobre estar, ya no está en facebook-. Y cuando hace años era punk, lo era deveras: de corbata.

Hace lo que quiere, incluido comer con recaudadores; aparece tal cual en sus palabras, casi de forma terrible.

En contra, lleno de razón y como sólo él... sobre la ilegitimidad de la carta de antecedentes penales

Antecedentes

El delito se castiga; no se censura ni debería ser chisme público... pero haría un ramo de páginas de nuestra constitución si eso me ayudara a conseguir trabajo.

¿Sabes cuánta gente llora y llora, y ni así hace hoyo para salir?

Como sea, no dejes que cualquier suegra te llame "pasguato" o "escoria", eso lo aprendieron en la televisión.

Quisieran que uno se llevara bien con el único patrón de esclavos que nos hace el favor: "gente de bien". Pero cuesta mucho. Como que da miedo ver a esa gente a los ojos.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Reflexión grandilocuente en torno a los 33 años. El autor, a sus 37, se muestra desinteresado en el textito, al que se refiere como "anotación"; a mí me gusta

33

Alcancé la madurez a los 27, por lo cual hace rato comencé a podrirme. Este proceso le debe mucho a Silvia Avila, quien me provocó el primer divorcio, al torpe Derridá, que implantó su verdad, y a Carlyle Group, que destempló al mundo.

Gracias a los miles de refrescos que he bebido en estos años, ahora soy pura miel. Demasiado joven para cumplir promesas, poco viejo para citarme en el cementerio; debo admitir que casi nadie me digiere: yo mismo vomité al mamón Burroughs, satisfecho de que eructara al gran mamón Goethe.

Soy un híbrido de aquí mero. Creo que sólo los genes recesivos son factibles de hominización, y que sólo Jesús, a los treinta y tres, pensaba menos que yo en la futura maduración de sus frutos -los testículos-.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Lector Kimball

Kimball lee siempre y de todo. Le molesta no tener tiempo suficiente para leer sin detenerse -lee rápido-. Usualmente carga algún libro para los minutos en los que espera o en los que viaja. Le alegra la oportunidad de hacerse de literatura nueva. Yo creo que si lees, se nota.


Para pensarle, uno de los comentarios al artículo ¿Qué es Si lees se nota? de Alex Camargo. Lo envía "vied" y transcribo un fragmento exactamente como aparece escrito:
Leer está sobrevalorado y el mundo de la lectura está lleno de snubs... leer es como ver la televisión, como escuchar a tu abuelo contarte una historia, como platicar con tus amigos, platicar con un profesor, ir a un teibol-dans y platicar con una chica que ahí trabaje. Leer así por leer es tan poco significativo como cualquier otra cosa [...] en fin, las librerías son los UNICOS NEGOCIOS verdaderamente interesadas en que leamos [...]"

Una línea

Tomada de: Para crear a Dios, que puedes leer completito en el número 37 de "Yo no soy un rebelde":
Para crear a Dios hizo falta tanto amor, que el amor se agotó en el mundo.
L.K.

Yo no soy un rebelde, después de cumplir años

Ampliamente recomendable el número 37 de "Yo no soy un rebelde": Publicación ridícula de San Juan del Río, Querétaro, México. En la página 9, sabiamente ilustrado: "Para crear a Dios", de Luis Kimball.

Ser escritor

En la entrada del 29 de agosto pasado, del blog Auraed, Jesús Chávez Marín cuenta que se preguntó si había logrado ser escritor y si en tal caso, quería seguir siéndolo. Habla de razones y motivos. (El contenido del blog es de lo mejor, a pesar de lo que pueda hacer creer la primera imagen que aparece: aquí un enlace.) Yo vuelvo a pensar en la cita de Borges sobre la escritura como respuesta a la imposibilidad de encontrar el libro que se está buscando (Kimball dice que por eso no es músico, porque la música que encuentra lo satisface).

La importancia de llamarse...

Puros de Amor es el vigesimosexto título de la colección Pan del Día; lo editó en 2009 el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes. En la portada, ilustrada por Iván Roditi, se lee en letras blancas sobre un cuadro rojo: "Luis Kimbal", así, con una "l". Adentro, ya aparecen las siete letras necesarias para hacer "Kimball".

Un año después, en el primer número del Manual del Desierto (editado por Livier Fernández Topete y Elia Martínez-Rodarte), aparece Parallax por "Luis Kimball Cockram" (también en letras blancas); dos "eles": orden invertido. Luis Cockram Kimball, debía decir. 

En 2011, es decir, al año siguiente, Ediciones intempestivas le da espacio a Camello, en las páginas 59 y 60 de Los sueños de Onán (Antología del placer solitario). Aquí, tanto en el texto como en el índice, esperanzadoramente se lee "Luis Cockram" -orden correcto- con "Kimbal", sin su última "ele", en último término.

¿Es el destino?

Por cosas como ésta soy fan...

Temor al fuego

En esto nos parecemos.
Hemos sido esclavos cargando nuestros días frustrantes
como un costal de furia que cansa cada hombro
-lo cambié por minutos de rabia hasta despostillarme los
[dientes-.

Con ustedes, en efímero dawn depression
mis amigos, un clan cercano que cuento como alhajas soldadas,
días que ruedan cortando la garganta del Pegüis;
van a hacer una fogata con lo que se ha dado por cierto.
Antes de que toque el cielo hemos de barrerla
con cada juramento
como jauría que pierde el temor al fuego.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Predicción

En unos años

No tendremos estos cuerpos, sino unos feos, como bolsas de basura arrugadas. Aún nos miraremos a los ojos brillantes, con la habitación llena de humo.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Regalito de la vida

Kimball tiene afición por las lijas. Me ha explicado la nomenclatura numérica en función de la cantidad de ¿puntos? en determinado espacio. Guarda pedacitos de su "2000" y sueña con volver a tener "una 3000".

Otoño

Kimball no siente el friíto del octubre queretano. Ser del norte tiene ventajas. Actualmente, tiene también dolorosas desventajas.

De mi colección de citas

"Me atrevo a sugerirle que […] ni se haga muchas ilusiones en cuanto al éxito.  No hay razón alguna para que usted no lo alcance, desde luego, pero, si persevera, escribe y publica, pronto descubrirá que los premios, el reconocimiento público, la venta de los libros, el prestigio social de un escritor, tienen un encaminamiento sui géneris, arbitrario a más no poder, pues a veces rehuyen tenazmente a quienes más los merecerían y asedian y abruman a quienes menos."

   Cartas a un joven novelista, de Mario Vargas Llosa.

Puros de Amor en San Joaquín

Kimball visitó dos escuelas de San Joaquín esta semana, a propósito de la presentación de Puros de Amor (Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, 2009). A pesar de lo poco impresionable que es, habló tan bien del lugar, como todos a cuantos he oído referirse al sitio... bueno, en realidad sólo dijo "es muy bonito", pero en él, eso es mucho. Ya iré a ver qué tal.

Un texto sobre el origen y la identidad

Seguramente tiene muchas lecturas, pero yo pienso en esta frase de James y Jongeward que copié de Nacidos para triunfar: "La aterradora realidad acerca tanto de la herencia como del ambiente es que los padres los proporcionamos ambos".

La funesta herencia griega

Dicen que saqué los ojos de mi madre y la inteligencia de mi papá. ¡Puras tragedias!

A menos que se refieran a unos que hace mucho estaban ahí junto a la estufa. Mi tía Lolita dice que es una reconstrucción: que serían restos de pescado; pero me acuerdo bien: ella los sacó, casi vomitando, en una bolsita enlarvada.

Respecto a la inteligencia de mi padre, no, tampoco; entiendo que parece... pero sigue ahí, bien puesta en su cabeza, aunque esté tan enfermo.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Creo que ya serían diecisiete años

Ganamos esos días

A: Paco De la Cruz, Enrique Favela y Filiberto Briones, Sergio Juárez y los Fong.

Quince años pueden ser más de lo que es posible soportar; allá están las visitas a casa de mi mamá, cuatro platos bien servidos, días enteros de sexo, libros y sexo o Stravinsky, Picasso, Pastorius: Stravinsky, Picasso.

Éramos lo luminoso de la ciudad: lo ruin, y los viejos tuvieron que tragarse sus palabras; con Natalia, Silvita y Adriana, la "Sociedad de Escritores" cayó de un porrazo, después de 29 años de elite.

Íbamos tanto a tantas partes. Héctor hizo hogar en Chicago. Gaspar va al cine con los Hiriart (Nueva York). Marisela-matrimonio-Nuevo México. Iliana en el equipo Novoa (California). Más los que se acostaron en las vías del tren y a lo largo de la frontera. A un Rafa se lo llevó la calaca; al otro, Cultura de Monterrey, y a El Negro, la Federación. A Le Panch, Cuaco y otros perdidos, los raptaron las europas (Stephanie y Delphine).

Ganamos esos días.

Después de estos quince años, he vuelto a mirar la ciudad desolada, volviendo a sus hábitos viejos, saliendo con timidez los cultos de biblioteca a acompañar a las señoritas Kosturakis.

Pero alguna vez ganamos la partida. Los ahijaditos se pararon a cobrar el cheque en institutos de cultura: qué importa; pasamos por encima de las tumbas medio borrachos, sabiendo que eran nuestras tumbas.

Segunda Cultura, Comuna, Casablanca, Neourbana, La Mancha... ahí están los edificios que ocupamos, solos, horribles, restaurados por el gobierno. Y estas niñas bien que vienen a explicar míticamente el "cómo se fundó" -"por aquí ha pasado mucha gente importante"-. Nos pasamos noches y noches, casi sin aguantarnos, revisando cosas materiales; Lulú por ejemplo, soñó la Casa Redonda.

No me queda más por decir. Lo cierto de esos quince años es que aparte de irrecuperables, están lejos, y nadie les guardó memoria (igual habían pasado cosas cuando comenzó este pasado).

Mi granito de distancia; me voy con Silvia.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Dijo Kimball

"Viniste a abrir y a cerrar los ojos. Si quieres ser propietaria: adelante." Tal contundencia nada más en Salma Hayek y en Picasso.

Versos de la "Luna de hiel..."

Hice una lectura completa de Luna de Hiel... (Alejo Ediciones, 2006), las demás siempre son con trampa; leo algún poema corto de las dos autoras, pero casi todos me los salto para ir a los de Kimball; a veces abro el libro buscando alguno en particular. Hace días, yo escribía algo que me hizo pensar en los versos iniciales de "Objetos": aquí lo tengo, en la página 93; estoy atrapada en el fnal, que dice:

Cierra la puerta y deja
que los problemas se queden adentro,
que no se salga
ni uno.
L.K.

Otro de los nuevos, creo que inspirado por su cumpleaños

Generación '74

Los del '74 sabemos que somos minúsculos comparados con el espacio intergaláctico. Pero cuando multiplicamos ese espacio por el tiempo interminable en el que flota, la brizna de polvo es la que se vuelve insignificante.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un texto de hace mes y medio, en "prosa" como los que he ido conociendo de ahora. Pensé en La Gioconda.

El pequeño harem

Apenas a los 36, logré una conciencia plena del suicidio. Nada parece otra cosa, ni se mueve. Los objetos de esta recámara ya no tienen espectro. Veo sus fantasmas pasar despacio mientras intentan desaparecer. No se me va ni uno, de lo lentos. Siempre han sido cotidianos, pero hoy definen el aire; la sonrisa que conmigo, no les sirve de nada.

Preparo ensalada de atún sobre hojas de espinaca. Yo grabé cuatro discos que hablaban mucho del vacío; el primero sin decir palabra. Esto cobró sentido hasta que formé el pequeño harem. Todo cobró su forma, ahora que se ha disuelto.

Ahí está, una sonrisa tan pálida que congela la foto. Me había tardado, pero ahora resalto la juventud de los otros. El aire sin amor es demasiado, y puede moverse en bloques claros como hielo.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un texto de hace casi un lustro, que hoy se refrescó

Cuando llegue la enfermedad

Enferma antes de que llegue
Que te encuentre con muchos problemas

Llama a tus héroes y a canacintra
Convoca a tus excogidas

Y adelante

Aduéñate del hospital
Que sangren todos como protesta.

Nuna enfermes y sólo eso.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

El abc

Qué genialidad crear un objeto con las palabras, qué máravilla que el objeto cobre vida y sea por sí mismo, ocupando un lugar en el tiempo y en el espacio, ahí con sus letras desvanecidas entre las ideas y la música.

Si pudiera detener el tiempo... norte y centro no son lo mismo

El último fin de semana de septiembre. Venderán al mismo tiempo, adornos de Halloween y de Navidad. Kimball nunca celebró el Día de Muertos, pero sí aprovechó los beneficios del Día de Reyes. Cuando le preguntan de dónde es, dice que de Chihuahua; pero no creo que sea de algún sitio localizado.

Kimball apresurado

Mi escritor favorito tiene muchas cosas que hacer. Le pido la reseña de su entrevista a Luly Sosa, le pido el archivo de uno de los libros que terminó de escribir... y espero...

A propósito de un comentario de Kimball, esta selección de una colección de frases

Frases varias sobre religión y religiosidad
[selección de la] compilación de Jesús Vaca Cortés (noviembre de 2004)

"Ten cuidado con el hombre de un solo libro". Tomás de Aquino

"Me atrevo a cambiar la frase de Voltaire para decir que, preferiblemente, si Dios realmente existiera, sería necesario abolirlo". Mikhail A. Bakunin

"Sobre el tema de la naturaleza de los dioses la primera pregunta es: ¿existen los dioses o no existen? Es difícil, dirás, negar que ellos existen. Yo estaría de acuerdo si estuviéramos discutiendo el asunto en una asamblea pública, pero en una discusión privada de este tipo, es perfectamente fácil negar su existencia". Cicerón

"Es para mí difícil ver cómo alguien puede desear que el Cristianismo sea verdad; porque si es así, el lenguaje común del texto parece mostrar que el hombre que no cree, y esto incluiría a mi padre, hermanos y casi todos mis amigos, serán condenados permanentemente. Y ésa es una doctrina detestable". Charles Darwin

"Si tuviera necesidad de vivir muy tranquilo, sin preocuparme de la desgracia ajena, creería en dios, pues así tendría la seguridad de que él se ocuparía de resolver las desgracias humanas. Desgraciadamente, la misma existencia de la desgracia humana, de la injusticia y el dolor, me dicen que no hay tal dios". Fiodor Dostoyevsky

"No necesito conocer la respuesta. No siento miedo de no saber cosas, de estar perdido en un universo misterioso sin propósito alguno, que es la forma como veo las cosas hasta el momento. No me asusta". Richard Feynman

"Soy demasiado escéptico como para negar la posibilidad de nada.". Thomas Henry Huxley

"De chico creí en dios, pero en cuanto logré unir dos pensamientos, se me olvidó que existía. Creo que dios es una necesidad para mucha gente, lo que no demuestra que exista". Henryk Ibsen

"Lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone donde quiera... Quien no sea como todo el mundo, quien no piense como todo el mundo, corre el riesgo de ser eliminado". José Ortega y Gasset

"La vida es sólo un vistazo momentáneo de las maravillas de este asombroso universo, y es triste que tantos la estén malgastando soñando con fantasías espirituales". Carl Sagan

"Ahora ya sabemos que el alma es el cuerpo y el cuerpo el alma. Nos dicen que son diferentes porque quieren persuadirnos de que podemos quedarnos con nuestras almas si los dejamos esclavizar nuestros cuerpos". George Bernard Shaw

Un texto de los más recientes

Cada perro

Cuando vivíamos bajo el mismo techo menstruaban tan parejito, que las podía montar juntas.

Era feliz como un príncipe persa: mi espada, la favorita y la esposa legítima.

El hato mudó de carnaval, lo que quiere decir que me chingué más por nómada que por infiel -en estricto sentido cristiano de la expresión-.

De vuelta al trono azul (mi silla de Pepsi), doy fe de lo deprimente que son las cosas, cuando se vuelven escritura. Cada perro le ladra a una luna distinta, porque los perros están locos. Están locos por esto.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Hace unos años, no entendí un texto de Kimball sobre este tema; ahora son justo éstos los que prefiero

Hombre contra materia

Es legendaria en la época romántica, la noción de que la
[mujer es lo espiritual.
La mujer no es nada.

El hombre construye el mundo, uniendo la materia y jugando a
[la casita con sus putas.

El hombre es; la mujer está.

Esta mujer está a orillas de un hombre corriente y comunal:
[una noción.

Esta mujer es una plácida vaca hecha de muchas cosas que
[había alrededor,
que finalmente han muerto.

El hombre es una materia que genera la mujer
así como la guerra es algo que el hombre genera.

En lo que la mujer aprende a leer, él ya supo evadirse y
[quiere matar a algo más.

El hombre es una sustancia; la mujer una materia.

Pueden cambiar sus etiquetas, pero ¿de quién son estos
 [juguetes?
Una batalla cartesiana, entre clases, tiempos y género, como
[era nuclear fuera de control.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Buen ojo, buenas manos

Kimball se divierte este fin de semana con una pieza de orfebrería de Taxco Guerrero, un cenicero en metales casados al que le ha quitado las abolladuras, y al que sigue puliendo luego de quitarle cincuenta años de encima. Enhorabuena por la mesa que espera al cuatro veces valioso objeto.

El segundo texto de tres que están en la misma carpeta; más claro, ni el agua de antes. Me encanta.

B en tanga

En sueños
pero persistente
(la tanga es roja).

Un hilo tenso
que puentea los grupos neuronales del amor.

Si se suelta de un lado, el otro se va a la chingada.

En mi opinión, que no es profesional
hay que unirse a tal belleza bárbara (como la de opus cit.)

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

El blog de "Yo no soy un rebelde"

Tal vez gracias al ánimo cumpleañero, el blog de "Yo no soy un rebelde" tiene una nueva entrada (con singular ilustración). De visita por el espacio virtual del fanzine, me entero de Un poco de historia sobre el proyecto y de que en el apartado Downloads es posible -valga la redundancia- descargar la publicación en formato PDF. Aquí un link para ir a la lista de números disponibles, incluido el festivo y reciente número septembrino.

"Yo no soy un rebelde" está de cumpleaños

"Yo no soy un rebelde" celebra su tercer aniversario este mes de septiembre. Según relata Pablo Junco en su columna editorial, quienes la hacen posible "no aspiran a ser rebeldes chafas o a medias, porque bien saben dónde están parados y conocen sus responsabilidades intelectuales". En este muy especial número 36, Luis Kimball colabora, de nuevo, en el fanzine, compartiendo un texto tan breve como sustancial; consigue un ejemplar y encuentra "Los viejos" en la página 8.

En forma de misiva, un texto en prosa

Con Copia para Bárbara, la adorable

No, no sé lo que te dije, Bárbara, y no tengo madre ni en el cielo ni en la tierra. Pensé transcribir una de mis cartas de amor y escribir tu nombre enseguida de donde diga "te amo". Pero mejor quedarnos con las palabras que faltan cuando me miras dormir, en mis sueños.

No me han interesado tus películas, ni la mayoría de las canciones que trajiste de Italia; pero junto con los cuentos de tu hijita, son como el vapor del té que sirve mi esposa. Lo mismo le pasó a ella: antes de que empezara a planear nuestra boda, comenzó a darme tanto, que tuve que compartirlo; entiende que es la principal responsable y adora que me quieran.

Yendo al punto, me siento con la obligación de recordarte que dar no es negocio, que después de las fantasías empieza la realidad que apenas pasa el índice por nosotros y nos deja en blanco: sobresaturados, como un rollo velado. ¿No es un gran pretexto para darnos un beso?

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Próximamente

Kimball realizó el viernes, la primera de dos sesiones de entrevista, a la reconocida artista visual mexicana, Luly Sosa. Me prometió la reseña. Entretanto, aquí, la obra de Luly Sosa, expuesta en Secret Garden Gallery.

Alguien que se divierte y sabe hablar a quienes tiene alrededor, escribe algo como esto:

¡Cerrad los ojos, bellacos!

Estoy a punto de pulir la guillotina
que sin filo aplastará los egos de sus ojos,
he oxidado sus doce poleas,
abarrocado sus postes torneados...

Pútridos tunantes, pobres de inteligencia
voy tallando con guadaña
el potro que va a hermosearlos...
qué insustanciales, justificadas, lágrimas.

Hace ya 130 años comencé a estirarles
comerciantes, descastados
linfáticos de pura y vil propaganda
pinochos, tinajas
melómanos preda-todo.

A cambio de nada, os doy
mi inagotable desprecio
desgastantes pelamonos de plástico.
Buscad el nombre después.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

¿Cómo dijo?

Hoy visité la entrada de Kimball en PAR-TRES, y vi el cambio en el primer texto de su "librito en pantalla". Lo que aparecía como los primeros cuatro versos de "¿Cómo dijo?", aparece ahora como epígrafe. Suena más a él, y cobra un sentido más íntegro.


Es encomiable el trabajo que Patricio Rebollar se ha tomado, desarrollando el concepto y mejorando la página. La Biblioteca Digital ya cuenta con 17 autores, incluyendo nombres de la talla de Gabriel Vega y Roberto Cuevas. Si no has entrado a explorar, te lo recomiendo; las tardes lluviosas se prestan para una bebidita caliente, leyendo algo bueno.

De los más nuevos; sobre poder atender

Escucha

Lo más dicho no es lo más escuchado, y nunca lo asimilado.

Así que para curarnos la sordera, y de nuestro propio mal, hay que poner mucha atención a lo que siempre decimos.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un blog

Kimball tuvo un blog, pero se le perdió. Dice que ya nunca se acordó de las claves. Le pedí señas para buscarlo, pero no tiene interés en el rastreo, y cuando se le pide que hable de algo sobre lo que no tiene interés, no hay mucho futuro para la meta.

Estos son los cuatro versos finales, de los trece que componen "Pobrecito", el sexto poema del primer capítulo de "Luna de hiel envuelta para tres" (Alejo Ediciones, 2006, p.16). Acompañan lo que he estado pensando últimamente...
Pobre mundo
pobre mudo
qué devoción,
pobrecito dolor.

L.K.

Uno de "Luna de hiel..."

Uno de mis textos favoritos en "Luna de hiel envuelta para tres" (Alejo Ediciones, 2006) es: Visiones de la cama (pp. 78-79). Kimball hace de este mueble: personaje, laboratorio, arena de circo... explica qué es ser mujer, qué es ser un hombre. Este es un fragmento del poema:

Cama Aislada 

Sobre sus veinte centímetros de patas,
estas fundas, con vendajes y brocados
en la sábana (no indispensables)
son: nuestra risa necesaria en la rueca del tiempo,
en lo materno abrasándonos por siempre;
la lección de vela que heredaron
nuestras manos oficiosas de mujer.

L.K.

Luna de hiel envuelta para tres

Tengo en mis manos uno de los 1000 ejemplares de "Luna de hiel envuelta para tres". En el prólogo, dice:

"Luna de Hiel Envuelta para Tres fue concebido como poesía novelizada, donde tres vidas se unen por el amor. El poeta mexicano Luis Kimball Torres asume su propia voz, como el hombre que cuestiona fuertemente el entorno social y lleva su lírica en una tonalidad de fresca contundencia. Silvia, su mujer, es personificada en la voz y la poesía de la poeta mexicana Bertha Lucía Cano Medina [...]

[...] El tercer personaje es Natasha-Natalia personificada por la poeta cubana María Cecilia Barquet Rodríguez, quien llega a la vida de éstos como alguien que se adhiere a su destino a destiempo, y es su voz magnífica de crudo cuestionamiento crítico quien se encarga de dar cuenta de lo complicado que resulta un triángulo amoroso. Cada uno de los capítulos de este poemario va llevando al lector a descubrir la historia de la pareja, tan parecida a tantas otras de las cuales el amor da cuenta. [...]"

La historia termina como es debido, en un poema de Lucía Cano, cuyo personaje tiende al hombre una guía de regreso a la dicha del amor y el cuerpo de "esta hembra que te ama como niña"; un llamado con versos afortunados y claros, como los siguientes:
verás que al transcurrir el día
regresa el hombre que conmigo fuiste
entre todos los hombres
el mejor hombre de la tierra
En este caso, no es como contar el final de la película.

Nuevo diseño en PAR-TRES

La página de PAR-TRES evoluciona. Los textos de la Biblioteca Digital aparecen como un libro en la pantalla, al que puedes voltear las hojas: se ve y se "siente" más que muy bien; además, si inicias sesión en Facebook, puedes dar un "me gusta" a los autores que disfrutes y dejar comentarios sobre su trabajo. Haz click aquí para ir a ver...

Leí estas líneas varias veces...

Ceder

A veces, es más fácil ceder a uno de los nuestros, que un espacio. Esto se debe menos, a que ese espacio sea vital; para nosotros, por el cedido, que a nuestra terquedad.

Luis Kimball


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Hay que hacer algo de conciencia

Crédito

Quisiera ser claro:
estamos traicionando a nuestro amigo y a nuestro desconocido
humillando a las esposas
disculpándonos con los dedos cruzados.

Cambiamos derechos ejidales por camionetas setenta y algo en el '92
nuestra ropa por una más cara y sencilla
lo dulce que le quedaba a nuestras pláticas
por un silencio ideal.

No vengan con arte, es arte a crédito.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Es mitad de la semana

"Nada es más valioso que el día de hoy" J. W. Goethe

NOTA (sáb. 27-08): Parece que Goethe le cae mal a Kimball.

Kimball me compartió esto, de Peter Weiss

Sí,
los cadáveres yacían superpuestos
cerca de la puerta y de las columnas
de manera que los recién nacidos,
los niños y los enfermos
quedaban debajo;
encima las mujeres
y en lo más alto los hombres más fuertes.
Esto se explica así:
todos se pisoteaban mutuamente
y trepaban unos sobre otros,
porque el gas se extendía al principio
sobre todo por el suelo.
Los cuerpos estaban agarrados entre sí.
La piel estaba desgarrada.
Muchos sangraban por la nariz y la boca.
Los rostros estaban hinchados
y manchados.
Los montones humanos estaban embadurnados
con vómitos,
con excrementos, orines y sangre de menstruación.
El comando de evacuación entraba con mangas de riego
y lavaba los cadáveres.
Entonces los arrastraban a los montacargas
y les subían a los crematorios.

(Peter Weiss.  La indignación. Oratorio de Auschwitz)

De coches y dar un like

Hablando con Kimball, parece que no le gusta casi nada; no ese mueble, no esa canción. Él no estaría de acuerdo, dice que le gustan muchas cosas; pero de las muchas hay que descartar, para empezar, lo que le guste a muchos, lo cual es bastante. Igual digo que "parece" porque hay un mundo de cosas que se escapan a los cuatro cliches casi memes de la estética, y que una no ve, y que parecen ser el mundo de su gusto. No sé.

Me ha mostrado un cochecito de la antigüedad, un juguete de los que ya no hacen porque metían plomo en los niños -en los tiempos en los que la frase no hacía pensar en balazos-; los deja como le gustan, quitándoles la pintura y rehaciéndoles la imagen. Me recuerda una frase de Borges: "...ante la imposibilidad de encontrar el libro que busca, escribe otro: el mismo, o casi."

Biblioteca Digital de PAR-TRES

La Biblioteca Digital de PAR-TRES ya expone la obra de catorce escritores que viven en Querétaro. Hacer click aquí te ahorra el trabajo de escribir la dirección o buscarlo en google. Ahí encontrarás una entrada para Luis Kimball Torres.

La página, a su vez, te invita a visitar Ciudad Q, otro proyecto que reúne obra creativa desarrollada en la ciudad de Querétaro y su área metropolitana, "una galería en línea", dice la descripción. Date una vuelta, es disfrutable.

El desierto es algo que no se quita, ni de donde está ni de quien lo vive; otras cosas empeoran con los años, toca decirlas a quien las dice

Arizona (apoyo a migrantes)

   Algo pende en la extensión de la noche,
un desierto entre Arizona y Nebraska.

Un helicóptero blando pandea la obscuridad;
varios soles reflejados en sus lentes, despiertan

Los Fahrenheit también suben al tejado
contemplan nuestra vieja piel de nauyaca.

El helicóptero ríe con su viejo motor:
   "flap, flap, flap"
es inminente un suceso entre los sahuaros.

Incertidumbre caliente, que huye, que brilla;
es la Arizona de los años recientes
con un sol de cobre, a dos caras, la de la "noche nuestra".

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

La rama dorada

Golden Bough

No todo lo que brilla es oro.
- podría incluso tratarse de una rama
- ¿de una rama?
- sí, incluso, si le da la luz de cierta manera

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Uno de amor, sin título. Ámame antes de que me erosione...

Ámame antes de que me erosione; con calma, que el tiempo es inmenso y viene por nosotros.

Pero hazlo. He preparado aire y ropa para abrazarte. El amor es poco y falla, así que estemos dentro y libres.

Ya podremos probar con la gardenia sin color, el lugar distinto. Luego, nos extinguimos sin dejar huellas.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Así me siento hoy, qué coincidencia...

Bolsa

   Todo mi humor cabe en una bolsa
Ahí va también lo pasado

Junto a la que dejó Santa Claus
Y otras bolsas de basura.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

PAR TRES

Patricio Rebollar crea PAR TRES, una página de internet difusora de cultura que ofrece a los lectores del ciberespacio, una Biblioteca Digital en expansión. Acaba de agregar a su catálogo, diez textos de Luis Kimball. Puedes leer ahí:
  • ¿Cómo dijo?
  • Descarnado
  • Los años jóvenes
  • Ojalá me recuerdes
  • Pasado y presente
  • Pero ¿y la eternidad?
  • Empiezas por...
  • ¿Qué sería de ti?
  • Santa paz
Todos, valen el tiempo de re-lectura que sigue al primer goce.

Aquí está el enlace a la lista de once autores:  http://www.par-tres.com/biblioteca

Enterada

Pude actualizarme por fin. Le cuesta trabajo compartir lo que está haciendo, habla de todo excepto de eso. Pero lo conseguí: por estos días escribe ensayos -¡a mano!- y da un taller literario. No quiso hablarme del taller, dice que no cree en los talleres -¿?-, pero me enseñó una hoja con anotaciones sobre lo poco que dura la vida: ya quiero leer esa prosa que va a explicarlo todo. Por cierto, me gusta su letra.

Me suena a declaración de principios... (por cierto, a mí me cae bien)

No es para todo público

Aunque lo más seguro es que al rato se pudran, los chavos me dieron esperanza.
Lo mejor es que no la necesito.

Los viejos, como siempre: circunloquios, descalificaciones, positivismo ingenuo.

En fin, tengo voz, y por voluntad, también pienso.
Le caigo más o menos a alguna gente que no tiene necesidad de ser tan mamona.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un poema sosegado, para sonreír con lo blanco de los ojos

Ruiseñor

Mi casa está hecha de fuego
los muebles de sombra que los nombra.

Mis ojos sueñan cielos amarillos
donde amanece todo el día.

"Hoy no te he dicho cómo eres luminosa."
A estas alturas el canto son las ramas que filtran el sol entre sus gotas.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Ya busqué "odre" en el diccionario, y no acabo de entender... pero me gusta

Odre

Rojo, amarillo, rosa
piso lleno;
se necesita estar loco para vivir aquí sin metáfora.

Necesito que en estos días nadie toque.

No deseo nuevos encuentros; veo sus fotos
un hábito que se me está haciendo viejo.

No somos, ¿qué me queda?

Recuerdo tan perfectamente tanto, que es difícil suponerlo en este cuarto.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Sí se le quedó "Mingus"

Mingus

   Mientras el perro no se mueva
El perro no es herida.

Acostumbramos decir: “está lastimadito porque lo
[atropellaron”.
Pero no, no está, el perro es
He ahí el perro.

Creo que se le quedará Pancho aunque Luly quiere ponerle
[Mingus, tiene bonita mirada.

Luis Kimball

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Joaquín Cosío

Kimball conoció a Cosío como escritor. Recomendaba sus libros allá en Chihuahua y nadie -entre sus conocidos- había oído hablar de él, pero cuando entró a un café, se hizo un barullo y la gente le pedía autógrafos. Dijeron que era "Mascarita". ¿? Ahora es más famoso como el "Cochiloco" de El Infierno de Luis Estrada. Habrá que leerlo.

[14-08-11]  NOTA ACLARATORIA: Que no era un café, era un restaurante.

Sin noticias, pero con un texto

Jazz                                                   
Mejor que no entiendas el jazz
a que te encante.

Es lo que me gusta oír en el aire de una mesa:
la mirada normal de una muchacha.

Larga ausencia

Estoy averiguando lo que ha sido de mi escritor preferido. Vuelvo al blog para compartir lo bueno.