No es la edad

Foto de Luis Kimball
Pensé que era la edad porque el hito es que ha dejado de haber "mayores". Pero esos que fueron mayores, y han hecho que deje de ser atractivo vivir en la ilusión, me muestran que no es la edad. 

Los cumpleaños son velitas apagadas, recibos de deudas que se hacen incobrables, medicina en el buró. Esto es tomar la vida.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Eleazar tiene una flota de taxis

Eleazar tiene una flota de taxis: está convencido. De las cinco de la mañana a las doce del día, conduce uno de los coches, porque no tiene algo mejor que hacer a esa hora. Luego, duerme o dormita frente a la televisión, cuando no está comiendo. Los jueves por la noche va a una clase de baile de salón, y regresa al centro comunitario a practicar, los sábados por la noche -se pone muy bien, con todos los de la clase, y otra gente-. Se ahorra la inversión en permisos, mantenimiento, impuestos; no se lleva disgustos ni tiene que lidiar con choferes incompetentes. Un día va a comprar sus placas; ahora no le conviene.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Las nueve hijas de la señora Domínguez

La señora Domínguez tuvo nueve hijas: una para cada día de la semana, y dos sobrantes para reposición.

La hija primera se rebeló a convertirse en la señora Domínguez. Eso es lo más destacable de su persona, porque la señora Domínguez se empeñó en el proyecto de replicarse en su primogénita, e hizo falta voluntad para sostener la resistencia. No obstante, las primeras canas de esta hija primera, atrajeron el espíritu de la madre, y pasó lo que tenía que pasar.