Conversación '

- ¿Tú le quieres, así tal cual? Porque hay otros hombres. Y parece que sus defectos te molestan todo el tiempo.

- No, los defectos son rarezas si no estoy de mal humor; el problema ha sido lo que quisiera que fuera y no va a ser. Pero él saca de la manga cosas mejores que las que yo hubiera imaginado. Luego está a disgusto con eso.

- Con lo que esté a disgusto es asunto suyo.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

La creación, según Shelley


RothwellMaryShelley.jpg
Imagen tomada de Wikipedia
"Debe reconocerse humildemente que la invención no consiste en crear de la nada, sino del caos; en principio, debe contarse con los materiales: la creación puede dar forma a las sustancias oscuras e informes, pero no puede crear la sustancia misma".

Mary W. Shelley, en la Introducción a la edición de 1831, de Frankenstein.

Conversación

- Quisiera que me hablaras de mí.
- Te amo.
- Eso habla de ti.
- Cabes en mis manos. Te amo.
- Tú te enojaste conmigo este año porque quise a otra mujer.
- ¿Y qué quieres que haga?, ¿que sonría y quiera coger?
- Pues sí.


Licencia Creative Commons   Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Tomar el fresco

Seguro al rato llega el miedo y querré que me abraces. Ahora mismo estoy, básicamente, fastidiada. 

Alrededor están las cosas bellísimas hechas por tus manos, pero fantaseo con cosas nuevas, personas nuevasMe da por pensar que a lo mejor quiero no batallar. 


Licencia Creative Commons´ Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Casa de dos

Abrí la puerta a esa mujer. Nuestra casa nos quedó chica. Te ocupaste un rato. Qué loco tu asombro por mi  rabia. Qué fuera de lugar nuestras ocurrencias. 

La llevaste afuera, y cuando llegaste, la busqué por las bolsas de tu pantalón, por tu boca. Estaba en mi recuerdo, fresca como pintura que mancha. No sé dónde está ahora.


Licencia Creative Commons   Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

La casa contenta

Recupero un hogar de lo que ha sido una zona de combate. Hace al menos dos meses que dejamos morir a la recámara; el resto de la casa apenas es habitable. Sigue quitar los objetos impregnados de mal humor, traer flores y abrir las ventanas. 

Hay que poner a la casa contenta.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Misiva

Estimado:

No se puede estar tantas veces por terminar algo, y no acabar terminándolo, o terminándose una. Te quise como a nada -todavía-, pero eso no da para convivir. No alcanzó el tiempo para que me escucharas, así que te escribo para dejar constancia de tres cosas: que deveras se acabó, que te agradezco, y que estoy bien. Originalmente, la lista incluía "te amo", pero eso abría un resquicio para lamentos y declaraciones enredosas. Te has puesto firme en que no se puede más, y asumo; ahora procedo. 

Con cariño,
--


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

La consigna

La consigna es no buscar, no cualquier demasía; dejar que te acuerdes, dar espacio a la ausencia. 

Después de cada encuentro, la consigna aprieta.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Un pie delante del otro

Camino con entera confianza por esta cuerda superdelgada. Y es que ahora fantaseo a cada rato con brazos que me reciben del otro lado. Aparece un futuro. 

En libertad

Quieres tiempo para sentir que puedes dejarme. Pregunto si me aparto y dices que basta con que no esté encima. Te suelto, deseando que estés bien. No tengo una mejor oferta.


Licencia Creative Commons   Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Nada más

Preparó una porción, nada más, para evitar el riesgo. Estaba sola, como cada día estaba sola.

El sartén quedó ahí, con la crema pegada brillando de grasa. Ella a punto de sentirse orgullosa de sí misma. Ella comiendo cochambre hasta tener claro por qué está sola.


Licencia Creative Commons   Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

De la madrugada a la distancia

3:00 a.m.    Odio que hables como si me conocieras. Odio sobre todo, que cuando no digo la única cosa que quieres saber, pidas que hable, como si de hecho habláramos. Te odio. Lo digo para evitar quebrarme la cabeza contra la pared y porque realmente odio esta sensación de tratar cosas idiotas. Tengo una vida que llenar de amor. No me convienes. 
3:30 a.m.    Odio que hables como si estuviéramos bien. Preguntas qué pasa, qué me pasa, como si yo pudiera contestar preguntas como ésa. Como si de hecho habláramos. “Si no me vas a hablar voy a saber cada vez menos.” ¿Pues qué crees que sabes? No sabes nada. No supongas que hablamos porque he comentado alguna cosa. No: no estamos bien.
4:00 a.m.    Quisiera que pudiéramos hablar, pero no creo que quieras tratar los nudos que no has podido tocar en meses. Sé que creías que caminábamos; pero no: sólo estábamos tomando aire. Pienso y pasa lo que no se puede hablar; que no diga no te aleja: no estás; ni te hace saber menos: no sabes. Y no: no estamos bien. Vamos a ver.

Vas queriendo poder estar, mientras vivo mis propios descubrimientos: qué no soporto, qué quiero. Por ahora, esta distancia nos viene bien.

Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Darte un beso

Quiero besarte, como quería cuando dijiste "no", y con la punta de tu índice deteniendo mi cabeza, pusiste a mis quince años a rondar tu voz. Ya sabías que ibas a darme más que un montón de exceso.

Calculo si estará mal o pero, acercarme a dejar un beso en tu espalda o en tu brazo; uno que no haga presión, que no humedezca, que apenas llegue a las fibras de la tela de tu camisa.


Licencia Creative Commons Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

¡ESTRENO BLOG!

Antes de que el 9 de junio se convirtiera en 10 de junio, publiqué la primera entrada de: 


un blog de relatos muy breves con personajes casi nunca humanos.

"Quizas nuestro problema haya sido la escasez de claraboyas"

No se pierda lo que Cinzia Ricciuti ha dicho sobre la palabra "claraboya" y sobre las claraboyas:

verdades que asoman: Let's be claraboya: A las personas techo les sugiero una claraboya. La palabra "claraboya" es tan bella. Decirle a alguien: "tú eres una c...

¡Ey!

Siempre estás yéndote o llegando; siempre estamos atravesando o en medio de alguna cosa. No hay un momento para mirar y escuchar. No te acuso; nada más te aviso que me ahoga guardar mis cuatro palabras: pierden sentido como yo pierdo la razón. 

Para ti es como si mi necesidad no tuviera fin; pero yo no siento ni una sola vez los dos minutos que pido, porque nunca son dos minutos sostenidos, porque siempre se atraviesa la ropa, el plato, la llamada. Quiero que te detengas a mirarme y escuchar lo que tengo que decir.

Licencia Creative Commons
Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

verdades que asoman: Río 2

verdades que asoman: Río 2: ¿Una bruma con casitas bonitas contruídas por poetas? ¿un oso? ¿mi cauce? ¿esos ojos? ¿las canciones? ¿el alcohol? ¿la caverna? ¿l...

Así encabeza Tadeo Sila, "de mil humores"

Alguien dijo que Humor no es lo contrario de Serio, sino de Aburrido. Y cuanto llevo vivido, de veras que nunca me pareció lo suficientemente serio como para dejar de contarlo.


Separación

Así que ahí estabas y te gusto mucho. 
Tú a mí, también. Vamos viéndonos.

Ahora que te veo, me resultas familiar, y de lo más agradable. Ahora que no se trata de mi reflejo, puedo amarte y siento el amor que intuía cuando éramos muchachos. 

Volvemos a hablar con naturalidad; pero ahora que te veo, creo que me ves y las palabras se escuchan diferente. 

Me acomodo a gusto en tu cuerpo, ocupo mi espacio; recreamos un alegre plural sin delirio de ser uno.

Tal vez lo mejor de separarnos fue haberme visto; pero sin duda, algo que tiene de muy bueno es poder verte. Cómo me gustas.


Licencia Creative Commons
Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Como arrugarme el corazón

Creo que no sabes cómo te quiero... como mi familia que te hiciste, como arrugarme el corazón, como tragar el sabor más amargo imaginable y empezar de cero. 

Cuando llegas, cuando te acercas, me enciende el pecho la quemadura de tu cigarro. 

Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.