Con terminar el año

Se termina el año y con él, sus oportunidades; igual que terminar cualquier día, dejar ir cualquier noche; con lo que terminar tiene de muerte y con lo irrelevante que resulta entre todos los años o todas las vidas.

Casi obligados a terminar un poco con nosotros, por no estar desfasados en el calendario.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Taxidermia

No me quieres como esto, aquéllo, o lo que antes querías.
Pero tienes un extraño interés de afecto por los objetos.
Y me has tallado más que a tus piedras o a las piezas de madera.

Suma otro invierno. Que el polvo lleve la cuenta.
Yo hago silencio mientras duermes.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Bajo las cortinas

Como una sirena tonta, empeñé la piel.
Me quedé sin piel.
Y ahora no puedo salir.
-Todos verían lo que llevo dentro.-


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

"Diré que me tocó el amor contigo..."

Diré que me tocó el amor contigo mi amor:

       Diré que me tocó el amor contigo mi amor

       También diré que entendí
       que lo más importante de Heráclito
       no es el río que jamás es el mismo ...

Otro poema de Cinzia Ricciuti, publicado en su blog "verdades que asoman". Click en el enlace para leerlo completo.

Tomar y llevar

- Deja al mono y llévate la jaula.
- ¿Pero dónde vas a meter al mono?
- En ningún lado, va a andar por ahí.
- Quédate con la jaula.
- No.
- Bueno, ahí te la dejo; si no quieres meterlo, no lo metas.
- No la dejes, llévatela.
- Pero vas a necesitarla.
- No.
- Sí. Al rato vas a tener que meter al mono en algún lado.
- Bueno, ya veré cuando tenga que meterlo en algún lado. Llévate la jaula.
- ¿Ya ves que vas a tener que meterlo en algún lado? Mejor te la dejo.
- Que no.
- Bueno, me llevo al mono entonces, porque va a necesitar su jaula.
- No. Deja al mono y llévate la jaula.
- Los dejo a los dos, entonces.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Autonomía y suficiencia

Son irrelevantes tus problemas de memoria.
Un día me quisiste mucho.
Un día me "hiciste un hijo".

Un beso

No es que un beso haga mucha falta. Hace falta el beso que ya no cuenta, en medio de cualquier cosa. El beso confiado de que la otra boca está ahí como el agua caliente en el baño, donde una puede quedarse a seguir sintiendo, o salir rápido.

Yo era "de manos", pensaba. Me besaron lo que quise, y quien nunca echa en falta, no aprecia igual. Pero una puede acariciarse a sí misma, y no puede besarse en la boca.

Tal vez sí haga falta un beso en particular. Podría ir a la esquina, y me besarían, pero no es lo que me hace falta. Y tal vez hay mucha falta, porque ya no es fácil recrearlo: como que está muy lejos y apenas veo, sin humedad.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

Y no es poca cosa, la palabra

      Si abrí los labios para ver el rostro
      puro y terrible de mi patria,
      si abrí los ojos para degarrármelos,
      me queda la palabra.

Fragmento de "Me queda la palabra", del español Blas de Otero. AQUÍ completo.

¿Qué tiene de bueno diciembre?

Al parecer, la gente gasta de más en diciembre, y hasta se suicida más en diciembre. A muchos les parece que "las fiestas" son pura simulación de afabilidad que se desvanece al primer desencuentro del año nuevo. Pero incluso quitando la parte cristiana del asunto, que es sustancial, diciembre festivo tiene mucho de bueno si no estás amargado: tiene comida especial, reuniones, obsequios, decorado, villancicos, pastorelas. Claro que en gustos se rompen géneros; pobres de quienes justo se fastidian con lo más navideño de diciembre, como los villancicos y las pastorelas. Hay gente que para el día 25, está a punto de tirarse por la ventana. Afortunadamente para mí, disfruto todo el "montaje":

Qué cosa hermosa:
               Yo quisiera poner a tus pies
               algún presente que te agrade, Señor
               mas tú ya sabes que soy pobre también
               y no poseo más que un viejo tambor
               ro pom pom pom, ro pom pom pom
               En tu honor frente al portal, tocaré
               con mi tambor.

Era un pobre perrito

Era un perrito mendigando de tu mesa; lo habías maleducado.
Entonces llegó una enorme bolsa de Dog Chow.
Comió. Y ya no era un perro, ni había hambre, ni existías.
Un final feliz tono grisáceo.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.