Un beso

No es que un beso haga mucha falta. Hace falta el beso que ya no cuenta, en medio de cualquier cosa. El beso confiado de que la otra boca está ahí como el agua caliente en el baño, donde una puede quedarse a seguir sintiendo, o salir rápido.

Yo era "de manos", pensaba. Me besaron lo que quise, y quien nunca echa en falta, no aprecia igual. Pero una puede acariciarse a sí misma, y no puede besarse en la boca.

Tal vez sí haga falta un beso en particular. Podría ir a la esquina, y me besarían, pero no es lo que me hace falta. Y tal vez hay mucha falta, porque ya no es fácil recrearlo: como que está muy lejos y apenas veo, sin humedad.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!