"And I'm calling your name, I don't know my own"

Leí "Desafío" en el blog And I'm calling your name, I don't know my own. Apenas dos estrofas: dos versos y tres versos que son como una instantánea de mi momento. 

La dirección electrónica del enlace a la entrada [AQUÍ] no contiene, como es usual, el título de la misma. Podemos pensar que originalmente la entrada tendría otro título ("Hamacas"); el caso es que esta diferencia (dirección/título) forma una especie de rica acción poética.

"¿Cómo recompongo todo?"

Esto es un fragmento de lo que escribió la Malquerida en "Tenemos que hablar":
Si si si si "hay otros que están peor que tú". Lo sé de sobra pero yo no vivo con ellos ni ellos sufren mis circunstancias. Se escurrió de mis manos mi matrimonio ejemplar, la comunicación con quien quiero, la sonrisa franca. Tocarnos es como abrazar un rosal. Mejor no pa' no espinarme. Soy malagradecida, no agradezco lo que tengo. ¿Qué tengo sino la nada? Me siento la papa caliente. Nadie quiere -es mi percepción- tenerme en sus manos. [...] Este es mi lugar de desahogos, de mis cantos al fracaso de no haber sido alguien mejor. De no luchar lo suficiente por mantener vivo el único amor verdadero que la vida me dio. No sabía que doliera tanto. "Me arrincono pa' llorarte". Estoy berreando como vaca herida pero queditito para que nadie me oiga. Mañana con la cabeza fría haré lo que deba. Ahorita toca hacerme un ovillo clamando los brazos de una madre. A falta de ello me abrazo solita. Toca agradecer los silencios. Ya llegará la hora de gritar tan pero tan fuerte que nadie será capaz de entenderme. ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo recompongo todo? Esta vida es un reverendo desmadre. Me voy a poner a llorar abrazada a mi almohada. No hagan ruido, estoy desconsolada. Lo he perdido todo. Bueno no pero sí.
El texto completo puede leerse AQUÍ.

Brillante

Te extraño a veces, Principito; como después de oírte... O más bien, a lo que hacías para mí.

Cuánto bien creaste en un par de noches, dos mañanas. Qué difícil no decir: "amor, ven a que te abrace". 

Cuánto me derrite no decir.

---

Nada: llama cuando quieras.
Ojalá tomaras tu imagen brillante de mi mirada.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Ganas del día

Pues que me tienes contenta, principito. Doblaría tu ropa. 

Pero voy a quedarme en paz para que dure; para que no sepas que intento oír cuando te vas.

Le das vuelta a mi noche, ¿sabes? Me das ganas del día.

Y nada, que cada cual a sus cosas y mañana quién sabe...


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Si nos viera un marcianito

"Galápagos" es una novela del reconocido escritor estadounidense, Kurt Vonnegut. A diferencia de "Cuna de gato" o "Madre noche", tardó unas páginas en engancharme -lo cual no pone ningún pero a la estatura del libro o del autor-.

Rodolfo Hinostroza

Nunca había leído a Rodolfo Hinostroza, escritor peruano que según me acabo de enterar, murió apenas el año pasado.

El siguiente es un fragmento de su poema "La voz en la playa":

Yo no estaré. Entonces mis huesos hablarán por mí
Y este siglo de catástrofes y trágica grandeza
Penderá ante mis ojos que vieron el fulgor de la matanza. Entonces
Querré decir que no participé y que mi amor fue más hondo
Que el devenir de los espejos y las esferas naturales.


La costumbre de las cadenas

"Habían tenido la costumbre de estar atados por una cadena que ya no existía. Cuando se despertaban de noche y comprobaban que ya no seguían encadenados, experimentaban una especie de ansiedad hasta el momento en que se daban cuenta de que se hallaban, como antes, acostados el uno al lado del otro. El solo hecho de saberlo les procuraba alivio. 

[...] Era muy curioso, pues si alguien no parecía destinado a verse acoplado con otro, ese alguien era justamente Barrabás. Lo había estado a la fuerza, por una cadena de hierro. Y cuando la cadena ya no existía, la conservaba en cierto modo, como si no hubiera podido prescindir de ella. Pero daba sus tirones, por supuesto, para librarse de ella..."

Fragmento de "Barrabás", novela de Pär Lagerkvist.

Lo que queda

Él primero dice, sobre la gran química que hay con su ex pareja, que también hay mucha química en Chernóbil.

Después:

"Decir que dejas de amar a alguien que una vez amaste más que a cualquier otra cosa del mundo, opino que sería mentir. Pero sigues adelante. ¿No? Tienes que seguir adelante. Ella es la mamá de mi hija. A veces, adversario".


"Miénteme" [Serie de televisión: temporada 2, capítulo 13.]