Oscar Wilde

Mi hija tiene un libro de "El príncipe feliz" que le dio su papá. La colección es "Los grandes para los chicos", de editorial Collihue.

Faltan un par de años antes de que ella pueda prestar atención a la lectura completa de las 38 páginas, pero le gusta manipular el objeto y que leamos lo que alcanza a querer escuchar. Recuerda bien que la estatua está en un pedestal y que tiene una espada, busca la imagen del junco; no hace mucho caso de la golondrina.

Lo que sí ha escuchado de principio a fin es la breve introducción que es una semblanza de Oscar Wilde. No tiene firma, así que supongo que es de Liliana Viola, quien tiene el crédito por la edición y presentación del libro.

La semblanza es un textito muy agradable, muy bien pensado para los niños, sin las concesiones que a veces se hacen creyéndoles poco inteligentes. Son apenas dos párrafos y queda claro quién era Wilde. Esta parte me encanta:

"Su madre, que le creía, le dijo una vez: 'Hay que andar por la vida como si uno fuera el personaje de un magnífico espectáculo'. Y entonces Oscar, que también creía en su madre, encargó ropa de teatro, corbatas de colores y salió a la calle, a contar historias extraordinarias".

Abandono y vacío

Citas tomadas de "Los hijos terribles de la Edad Media", de Peter Sloterdijk:

"No conoces los inicios, los finales son oscuros, en alguna parte entremedias has sido abandonado. Estar en el mundo significa estar en lo oscuro".

"¿No ha de irse a pique el viejo mundo para que los póstumos consigan reconocer sobre qué presupuestos tan insostenibles estaba levantado lo ahora hundido?"

"Los libres no son solo aquellos que se han librado de un señor. Son también aquellos a los que se ha dejado plantados en medio de la calle sin explicación alguna".

"El gesto del rabioso de vacío consiste en el fallo de cometer el error de excederse en signos vitales insensatos con la esperanza de eludir la falta de sentido mediante el ajetreo".

"Nada hiere tan profundamente como la sospecha de que todo podía ser completamente diferente. No hay una idea más sombría que pensar que los antepasados divinos, a los que se debe lo que se es, no fueron más que gotas en el océano de posibilidades mejores".

Linterna

El protagonista mira un álbum fotográfico con una linterna. Atrás de él, durante un par de segundos, se ve la luz de algo como una linterna, de alguien que le mira a él. En mi puerta un círculo de luz desaparece en lo que volteo.

Ya no garantiza nada dejar la luz prendida para ver una película.

Por: Silvia Parque.

Publicado originalmente ACÁ, en No soy Sylvia Plath.

Palabra Breve: "Pequeñas cosas".

Ojo humano comparte AQUÍ el poema "Lo pequeño e ignorado", de Julia A. Carney, traducido al español por su amiga Jésica.

Ahora sé, gracias a Wikipedia, que Carney fue una poeta estadounidense nacida en Massachusetts, que vivió de 1823 a 1908 [AQUÍ, la entrada sobre ella].

El amor de la buena voluntad

El amor de la plática en confianza, de celebrar sin preparar ni esperar, con sexo para cuerpos necesitados, con el gusto de darnos gusto.



Publicado originalmente en: no soy Sylvia Plath.

Un "cortoletraje" de Juan Manuel Sánchez

"PREHISTORIA"
Sintiéndose vacío, el hombre de las cavernas decidió que, para combatir la barbarie no hacía falta más barbarie sino todo lo contrario, de ...
El texto completo AQUÍ, en LETRAS SIN PAPELES

"Contar la vida".

Así empieza "Contar la vida":

    Me preguntó
    la historia de mi vida. 
    Pensé, pregunta sospechosa
    Intrigante 
    ¿Por qué estaría alguien 
    Interesado en mí?

El poema completo ACÁ en Palabra Breve.

"A besos entiendo, a veces no"

La Malquerida escribe: "A besos entiendo, a veces no". Empieza: 
María de los Dolores me hubiese gustado llamarme pa' que me dijeran Lola. Tengo cara de Lola. Fuerte, bravía, respondona [...]
Y dice más adelante:
Me duelen los ojos, me duele el tiempo, el intelecto, las ganas y la costumbre. Me duele el tedio de las tardes sin sentido, me duelen los viernes, me duele la panza. Me duele el destino sin ti. En este tiempo contigo olvidé un poco los quebrantos. Soy de nacencia adolorida. ¿Cómo se vive sin ti? Mi tiempo era tuyo. ¿Ora qué hago?
El texto completo: AQUÍ

Cuánto, hasta dónde


Si un día preguntaras cuánto me gustas, podría decir que me amaneces a cualquier hora; lo diría de rodillas hecha un arco hacia atrás y no diría mucho más.

Si un día quieres ver hasta dónde dejo que llegues, trae un vaso de vidrio con los juguetes. Aunque no sea cierto, haré como si el único límite fuera el cuarto de al lado.


Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Cuando todo se mueve quieto

A veces, el mundo gira tan rápido que el centro de una se detiene, varado entre el pensamiento colectivo, el amor de unos cuantos y la vitalidad intransferible que guardamos en el vientre.

Publicado originalmente AQUÍ, en junio del 2012.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Más que más

Iba encontrándome cuando llegaste a inaugurar temporada: Silvia completa, Silvia desnuda, Silvia o ese otro nombre por el que me llamas.

Eres la cura de humildad para mi obstinación. ¿Qué iba a saber, sino un poco sobre mí? Estas ganas de llorar te darían risa, imagino.

Ríes bonito, hombre con todas las habilidades del mundo. Todo bonito, contigo. Me dejas más que satisfecha.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Entrelazar

Nos pertenecemos. Nos debemos unos a otros. Cruzamos los caminos; encontramos un cuerpo tibio y agregamos la sensación a la memoria; soltamos algunas manos: nos tapamos la cara para estar solos. Nos hacemos daño porque dejamos por ahí un pedazo de lo que hemos sido y otro pedazo de lo que somos; porque se nos incrusta el pedazo de algo de un desconocido. Nos liberamos. Cortamos lazos, cambiamos de camino. Nos encontramos con un nombre distinto, en el momento de vivir, en el mejor momento. Solos, sin taparnos la cara, con los ojos abiertos. Y ahí estan todos los demás. Y les pertenecemos.

Publicado originalmente ACÁ, en el 2012.

Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

¿Qué poseemos?

"Pero sólo se posee lo que uno ha recibido y transformado, a lo que uno ha llegado gracias a otras personas o en contra de ellas".

Frase tomada del "Pequeño tratado de las grandes virtudes", de Comte-Sponville, un libro muy ameno y educativo, que se lee fácilmante y que hace el favor de compartir buena cantidad de referencias útiles. 

ESTA es la entrada de Wikipedia dedicada al autor.

La carretera

Este es un sencillo poema en un blog especial: lo escribe Luisa Sempere, la mujer de un camionero -así se presenta-. 

A través de las publicaciones de Luisa he conocido algo de la forma de vida del gremio de su marido. Me gusta porque me recuerda lo valiosas que son las vidas de personas en las que a veces no nos fijamos o en las que no nos detenemos a pensar, porque no forman parte de nuestros círculos.


No es el viaje, sino el camino. 
 El corazón no sabe reconocer a un adiós 
 que se alimenta de kilómetros 
 una y otra vez en el transcurso de una vida.

AQUÍ el enlace para leer el poema completo.

"And I'm calling your name, I don't know my own"

Leí "Desafío" en el blog And I'm calling your name, I don't know my own. Apenas dos estrofas: dos versos y tres versos que son como una instantánea de mi momento. 

La dirección electrónica del enlace a la entrada [AQUÍ] no contiene, como es usual, el título de la misma. Podemos pensar que originalmente la entrada tendría otro título ("Hamacas"); el caso es que esta diferencia (dirección/título) forma una especie de rica acción poética.

"¿Cómo recompongo todo?"

Esto es un fragmento de lo que escribió la Malquerida en "Tenemos que hablar":
Si si si si "hay otros que están peor que tú". Lo sé de sobra pero yo no vivo con ellos ni ellos sufren mis circunstancias. Se escurrió de mis manos mi matrimonio ejemplar, la comunicación con quien quiero, la sonrisa franca. Tocarnos es como abrazar un rosal. Mejor no pa' no espinarme. Soy malagradecida, no agradezco lo que tengo. ¿Qué tengo sino la nada? Me siento la papa caliente. Nadie quiere -es mi percepción- tenerme en sus manos. [...] Este es mi lugar de desahogos, de mis cantos al fracaso de no haber sido alguien mejor. De no luchar lo suficiente por mantener vivo el único amor verdadero que la vida me dio. No sabía que doliera tanto. "Me arrincono pa' llorarte". Estoy berreando como vaca herida pero queditito para que nadie me oiga. Mañana con la cabeza fría haré lo que deba. Ahorita toca hacerme un ovillo clamando los brazos de una madre. A falta de ello me abrazo solita. Toca agradecer los silencios. Ya llegará la hora de gritar tan pero tan fuerte que nadie será capaz de entenderme. ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo recompongo todo? Esta vida es un reverendo desmadre. Me voy a poner a llorar abrazada a mi almohada. No hagan ruido, estoy desconsolada. Lo he perdido todo. Bueno no pero sí.
El texto completo puede leerse AQUÍ.

Brillante

Te extraño a veces, Principito; como después de oírte... O más bien, a lo que hacías para mí.

Cuánto bien creaste en un par de noches, dos mañanas. Qué difícil no decir: "amor, ven a que te abrace". 

Cuánto me derrite no decir.

---

Nada: llama cuando quieras.
Ojalá tomaras tu imagen brillante de mi mirada.


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Ganas del día

Pues que me tienes contenta, principito. Doblaría tu ropa. 

Pero voy a quedarme en paz para que dure; para que no sepas que intento oír cuando te vas.

Le das vuelta a mi noche, ¿sabes? Me das ganas del día.

Y nada, que cada cual a sus cosas y mañana quién sabe...


Licencia Creative Commons  Por Silvia Parque; licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México

Si nos viera un marcianito

"Galápagos" es una novela del reconocido escritor estadounidense, Kurt Vonnegut. A diferencia de "Cuna de gato" o "Madre noche", tardó unas páginas en engancharme -lo cual no pone ningún pero a la estatura del libro o del autor-.

Rodolfo Hinostroza

Nunca había leído a Rodolfo Hinostroza, escritor peruano que según me acabo de enterar, murió apenas el año pasado.

El siguiente es un fragmento de su poema "La voz en la playa":

Yo no estaré. Entonces mis huesos hablarán por mí
Y este siglo de catástrofes y trágica grandeza
Penderá ante mis ojos que vieron el fulgor de la matanza. Entonces
Querré decir que no participé y que mi amor fue más hondo
Que el devenir de los espejos y las esferas naturales.


La costumbre de las cadenas

"Habían tenido la costumbre de estar atados por una cadena que ya no existía. Cuando se despertaban de noche y comprobaban que ya no seguían encadenados, experimentaban una especie de ansiedad hasta el momento en que se daban cuenta de que se hallaban, como antes, acostados el uno al lado del otro. El solo hecho de saberlo les procuraba alivio. 

[...] Era muy curioso, pues si alguien no parecía destinado a verse acoplado con otro, ese alguien era justamente Barrabás. Lo había estado a la fuerza, por una cadena de hierro. Y cuando la cadena ya no existía, la conservaba en cierto modo, como si no hubiera podido prescindir de ella. Pero daba sus tirones, por supuesto, para librarse de ella..."

Fragmento de "Barrabás", novela de Pär Lagerkvist.

Lo que queda

Él primero dice, sobre la gran química que hay con su ex pareja, que también hay mucha química en Chernóbil.

Después:

"Decir que dejas de amar a alguien que una vez amaste más que a cualquier otra cosa del mundo, opino que sería mentir. Pero sigues adelante. ¿No? Tienes que seguir adelante. Ella es la mamá de mi hija. A veces, adversario".


"Miénteme" [Serie de televisión: temporada 2, capítulo 13.]